RASD: República Árabe Saharaui Democrática

bandera

 

La República Arabe Saharaui Democrática (RASD) nace el 27 de febrero de 1976, el mismo día que el último soldado español abandona la antigua colonia europea. Su proclamación se realiza oficialmente en Bir Lehlu, aprovechando el vacío jurídico dejado por España y en un momento de excepcionalidad marcado por la guerra con Marruecos y Mauritania, países que pretendían repartirse el territorio al margen de la opinión de la población saharaui.

Desde entonces, el gobierno de la RASD dirige la lucha del pueblo saharaui por la autodeterminación, hasta 1991 por las armas y desde esa fecha, tras la firma de un alto el fuego con Marruecos bajo los auspicios de la ONU, por medios exclusivamente políticos. La mayor parte del territorio de la RASD sigue en manos de Marruecos; solo una pequeña porción, los llamados territorios liberados, se encuentra en poder del gobierno saharaui.

Además de este espacio de desierto, el ejecutivo de la RASD, que coincide con la dirección del Frente Polisario, tiene a su cargo la gestión de los Campamentos de Refugiados de la región argelina de Tinduf, donde viven más de 165.000 saharauis, esperando la vuelta a su tierra. En unas condiciones climatológicas extremas y con una economía que depende al 100 por 100 de la ayuda internacional, el gobierno de la RASD ha conseguido en todos estos años dotar a su población en el exilio de unas condiciones de vida dignas, garantizando una educación y una sanidad gratuitas e universales.

El Presidente de la RASD es el veterano y respetado dirigente del Frente Polisario su Exc. Mohamed Abdelaziz.

82 países han reconocido a la RASD, que desde 1984 es miembro de la Unión Africana.

La RASD es la voluntad del pueblo movilizado para arrebatar su legítima independencia y soberanía; voluntad expresada de forma auténticamente real a través de los Congresos Populares de Base, fuente de todas las decisiones, y del Congreso Popular General, máxima instancia en el Estado Saharaui.

El Comité Ejecutivo y el Buró Político del Frente POLISARIO, el Gobierno de la República y el Consejo Nacional forman los poderes político, ejecutivo y legislativo supremos del Estado, respectivamente.

Los Congresos Populares de Base 

Toda la población civil saharaui en las zonas liberadas, así como en los Campamentos de Refugiados está organizada en los comités populares existentes en cada localidad (Daira) encargados de llevar a cabo las tareas de la educación, la alimentación, la sanidad, la justicia y la producción artesanal.

En su organización administrativo territorial, la RASD está dividida en provincias (Wilayas) cada una de las cuales está formada por varias localidades (Dairas).

Cada año se llevan a cabo los Congresos Populares de Base en los que participa la totalidad de la población de cada daira para discutir durante días los problemas principales a todos los niveles, presentar los programas de acción y elegir a sus representantes y a los candidatos a presidentes de los consejos populares locales (Responsables de cada daira).

La segunda fase de los Congresos Populares de Base es el Congreso General Provincial cuyos delegados son elegidos en la fase local.

Aquí se hace balance global a cada nivel de las actividades del año transcurrido, se toman las decisiones relacionadas con los programas provinciales y se designan los respectivos presidentes de los consejos populares de daira. Los Consejos Populares de Daira, que son la máxima autoridad local, se componen del presidente y de los responsables de cada comité popular. Asimismo, en la fase provincial de los congresos se forman los Consejos Populares de Wilaya a cuya cabeza esta el Uali (Gobernador) y compuestos de los Presidentes de los Consejos Populares Locales y los Responsables Provinciales de los Comités.

El Congreso Popular General 

Es la máxima instancia de decisión en la RASD por cuanto representa las opciones nacionales del pueblo saharaui, designa a la Dirección Política del Estado y confecciona y aprueba el programa de acción nacional en sus vertientes táctica y estratégica.

El Congreso Popular General se reúne cada tres años con la participación de los responsables de las más altas magistraturas y los delegados de los Comités Populares de Base y de la organización política.

El Comité Ejecutivo del Frente POLISARIO es el órgano político designado por el Congreso Popular General y funge como el Consejo del Mando de la Revolución. Está compuesto de siete miembros, entre éstos el Secretario General del Frente POLISARIO que, constitucionalmente, es el Jefe del Estado.

El Gobierno Saharaui está compuesto de un Primer Ministro ,

y de los siguientes ministerios (Defensa, Territorios Ocupados y Comunidades en el Exterior, Educación, Asuntos Exteriores, Interior , Justicia, Sanidad, Cooperación, Juventud y Deporte, Cultura, Promoción de la Mujer ..)

Es designado por el Consejo del Mando de la Revolución y representa el poder ejecutivo del Estado Saharaui.

El Consejo Nacional es el máximo órgano legislativo. Está compuesto por 21 miembros del Buró Político del Frente POLISARIO designados por el Congreso Popular General y de los representantes de cada daira elegidos directamente en los Congresos Populares de Base.

El Ejército Nacional Saharaui está llamado, en este marco, a participar en la liberación como en la edificación del país, al tiempo que es el garante de la integridad territorial de la patria.

El conjunto del funcionamiento del mecanismo estatal saharaui está regido por la Constitución de la República Árabe Saharaui Democrática.

DIPLOMACIA 

Forjada en plena guerra de liberación nacional, la República Saharaui es actualmente una realidad internacional incontestable.

La notoriedad mundial de que goza la debe el Estado Saharaui a una diplomacia que ha demostrado estar a la altura de traducir y reflejar sobre el plano internacional este hecho político, social, humano, geográfico, histórico e institucional que hoy es la RASD.

Fruto de una política activa, correctamente elaborada y basada en argumentos jurídicos indiscutibles, la RASD ha hecho saltar en mil pedazos el criminal black-out informativo impuesto por el colonialismo y la agresión marroquí sobre la lucha por la independencia del pueblo del Sahara Occidental.

La opinión pública internacional y los gobiernos de distintos paises reconocen hoy la justa lucha y la legitimidad de las reivindicaciones nacionales del pueblo saharaui de una manera cabal y definitiva.

La RASD, que ilustra la esencia de la causa saharaui, cuenta con una audiencia y un prestigio cada vez más amplios tanto a nivel de los Estados, formaciones políticas e Instancias Internacionales.

A nivel de los estados 

Hasta la fecha actual ochenta y dos Estados del mundo reconocen oficialmente a la RASD y un centenar de países mantienen relaciones políticas con ella a través de su reconocimiento al Frente POLISARIO

A nivel de organizaciones 

La inmensa mayoría de las formaciones políticas, especialmente europeas, organizaciones sindicales, profesionales y humanitarias de carácter nacional, regional o internacional apoyan a la RASD y mantienen con su Gobierno relaciones de amistad, cooperación y solidaridad que se expresan a través de multitud de iniciativas (proyectos de cooperación ,declaraciones políticas, intercambios de visitas, reuniones, conferencias. ..) y, en especial, la creación de organizaciones no gubernamentales y comités de apoyo a la RASD en numerosos países, que no cesan de organizar actos de apoyo a la lucha del pueblo saharaui.

A nivel de las instancias internacionales 

En el seno de la Organización de la Unidad Africana (OUA) como en las Naciones Unidas (ONU) y el Movimiento de los Países No Alineados, la RASD está consagrada en tanto que realidad nacional que expresa las aspiraciones legítimas del pueblo del Sahara Occidental, es decir, como el resultado del ejercicio del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.

La OUA ha admitido, desde febrero de 1982, a la RASD como miembro pleno de esta máxima instancia que representa a los Estados independientes de África. Las resoluciones de la OUA no cesan de reiterar su apoyo firme a la causa de la RASD y ha formulado las vías de la solución justa, pacífica y definitiva del conflicto saharaui-marroquí  mediante la resolución adoptada unánimemente por la XIX Cumbre de Addis-Abeba (Res. AHG 104 ) en la que llama a las dos partes del conflicto a emprender negociaciones directas para poner fin al conflicto

Hasta ahora, el gobierno de Marruecos no ha, mostrado ninguna voluntad de cumplir las decisiones de la Organización Continental. La Asamblea General de las Naciones Unidas no ha cesado, por su parte, de reiterar año tras año desde 1966,en sus resoluciones los derechos legítimos del pueblo saharaui a la independencia y a la autodeterminación.

La ONU ha reconocido al Frente Polisario como  portavoz único del pueblo del Sahara Occidental y considera legítima la lucha de la RASD por su soberanía nacional e integridad territorial a través de que Marruecos retire sus tropas de ocupación del Sahara Occidental.

En su XXXVIII sesión, la Asamblea General de la ONU ha hecho suya íntegramente y por consenso la resolución de la Cumbre de Addis- Abeba.

La RASD, en efecto, ha desplegado considerables esfuerzos, mientras que Marruecos no ha cesado nunca de crear obstáculos de todo género ante la solución justa y pacífica del conflicto. Además la RASD de haber invertido grandes energías para mantener informadas a todos los gobiernos y a la opinión internacional de la situación en cada momento del conflicto, el gobierno saharaui ha reiterado una constante voluntad de negociar con Marruecos el fin de las hostilidades.

Carta de Proclamación de la Independencia de la República Arabe Saharaui Democráticahttp://www.umdraiga.com/documentos/RASD/Proclamacion_RASD_1976.htm

Constitución de la RASD . 26 al 30 de agosto de 1976

http://www.umdraiga.com/documentos/RASD/Constitucion_%20RASD_%201976b.htm

Constitución de la República Árabe Saharaui Democrática, aprobada por el VII Congreso del Frente Polisario -19 de junio de 1991

http://www.umdraiga.com/documentos/RASD/Constitucion_RASD_1991.htm

La Constitución de la RASD. Adoptada por el 10ºcongreso del Frente Polisario (26 de agosto al 4 de septiembre 1999)

http://www.umdraiga.com/documentos/RASD/Constitucion_RASD_1999.htm

RECONOCIMIENTOS DE LA RASD

http://www.umdraiga.com/documentos/RASD/RECONOCIMIENTOS_DE_LA_RASD.htm

EL EJERCITO DE LIBERACIÓN POPULAR SAHARAUI 

                                                     

 

Hablar del Ejército de Liberación Popular Saharui (ELPS), es hablar de la lucha por la independencia nacional del Pueblo Saharaui.

Desde su surgimiento el 20 de mayo de 1973 es el brazo armado del pueblo en su lucha por la liberación, la independencia, la soberanía nacional y la integridad territorial y el continuador de la resistencia anticolonial saharaui.

Poseedor de una rica experiencia en la guerra de liberación, el ejército saharaui constituye una fuerza capaz de arrancar y garantizar los derechos y las aspiraciones por las que combate el pueblo saharaui ; maestro en el arte de la guerra en su doble faceta de batallas de posiciones y guerra de guerrillas, ha dominado siempre el terreno y el uso de las armas en el combate.

 

 

 

 

En ELPS tiene en su historial la realización de gestas bélicas grandiosas. Combatió durante años contra el colonialismo español, uno de los más curtidos del mundo en las guerras coloniales; derrotó a las tropas de UId Dadah, desarticuló a las Fuerzas Armadas marroquíes como ejército y les infligió las más humillantes derrotas, obligó a las tropas y a la aviación francesa a retirarse portando consigo la vergüenza y el fracaso y actualmente demuestra sobre el terreno la inoperancia de las técnicas coloniales más refinadas frente a la voluntad de un pueblo decidido a recuperar sus derechos, su dignidad y su independencia nacional dando prioridad a la muerte ante la sumisión.

 

El colonialismo español, en el Sahara Occidental estaba fundamentado en una fuerza militar. Los Tercios (el Tercero y el Cuarto) de la Legión de Franco, las Tropas Nómadas, la Policía Territorial, las Fuerzas de “Cabrerizas”, las Tropas de Ingeniería y Zapadores, la Marina, el Ejército del Aire. ..eran algunas de las fuerzas de ocupación a las que el ELPS debía hacer frente y derrotar .

 

Supuso la acción del Janga la primera prueba de lo que luego iba a ocurrir. En efecto, con un par de fusiles antiguos de cerrojo, los combatientes saharauis tomaron el puesto enemigo y arrebataron sus modernas armas y medios de transporte cuyo uso posterior contra los colonialistas iba multiplicando las pérdidas de éstos. Así, la Legión, las Fuerzas Meharistas, la Aviación, los Paracaidistas, la Policía Territorial. ..serán derrotados una y otra vez por el ELPS en acciones memorables como Tifariti y Agyaiyimat, Guelta Zemmur y Hassi Maatala …

 

La vergonzosa retirada española del territorio saharaui fue seguida de la entrada de nuevas fuerzas extranjeras de agresión en el Sahara Occidental y, por ello, una nueva prueba para el ejercito saharaui.

 

Alrededor de cien mil efectivos marroquíes y varios miles mauritanos invadieron a la RASD a medida que las tropas españolas abandonaban el territorio. Estas nuevas fuerzas de ocupación se expandieron por todo el territorio saqueando y destruyendo ciudades y sembrando el terror entre la población indefensa.

 

Ante el ELPS no se planteaba solamente la tarea de hacer frente a las hordas invasoras sino también ocuparse de asegurar la vida de las decenas de miles de hombres, mujeres y niños obligados al éxodo por las tropas del Rey marroquí, que al ser incapaces de enterrar los derechos de este pueblo, optan por liquidar físicamente a su titular.

 

 

Tras asegurar a la población en zonas liberadas y en campamentos de refugiados, el ELPS desencadena una ofensiva amplia y eficaz contra los agresores marroquí-mauritanos tanto en el territorio saharaui como en sus bases de retaguardia en Mauritania y el Sur de Marruecos.

Una guerra singular se va a desarrollar sobre un terreno de más de un millón de kilómetros cuadrados, en su mayoría desértico, pedregoso, montañoso, sin medios de comunicación. ..Lo que iba a ser para Hassan II un “paseo militar” y una “operación policial” será un infierno para sus tropas agresoras. Esta grandiosa ofensiva porta el nombre del héroe  Mártir El Uali Mustafa Sayed, fundador del Frente POLISARIO caído en combate el 9 de junio de 1976 y va a constituir una experiencia de guerra única del ELPS atendiendo al terreno y las características particulares de la lucha.

 

De finales de 1975 a 1978, el ELPS pone fuera de combate a la agresión de U Id Dada apoyada por fuertes contingentes marroquíes (900 sobre el territorio Mauritano) a raiz de una ofensiva particularmente eficaz cuyos exponentes son las operaciones y batallas de la Güera, Auserd, Aguerguer, Argub, Gleibat Legleia (RASD), Zuerat, Chum Ain Bentili, Fdirik , Nouakhot, Tiyigya, Tichit, Bascnu, Uadan, Chenguiti, Atar (Mauritania) la inutilización del tren minero y la paralización de las actividades económicas más importantes.Una intervención militar directa de las fuerzas francesas en 1977 y 1978 fue también enfrentada por el ELPS.

 

Las fuerzas monárquicas marroquíes presentes, en Mauritania (como fruto del acuerdo de “defensa común” firmado entre Hassan II y Uld Dadah en 1977 para frenar a los comabtientes saharauis y una forma velada de ocupación marroquí a Mauritania) y en el Sur de Marruecos fueron igualmente castigadas por los combatientes saharauis en esos años. Varios miles de soldados agresores perecieron en las batallas de Eyedeiria, Aaiún, Aargub, Smara, Tafudaret, Bu-craa, Bojador (RASD), Aka, Tata, Fum-Lehsen,Zak, Lemseyed (Sur de Marruecos), Bir Um-Grain, Um Druss, (Mauritania).

La retirada de Mauritania de la guerra en 1979 va a suponer la intensificación de la guerra contra el agresor marroquí intransigente. Una nueva etapa de la ofensiva saharaui contra los ocupantes se va a inaugurar con el nombre de Hauari Boumedien, (en memoria de ese líder argelino árabe y africano desaparecido) con la operación de Lemsayel para continuar después con las batallas de Tantan, Lebuerat, Assa, Aka, Bir Enzaran, Bu-cra, Smara, Mahbes, El Aaiún, Uad Taichet …lo que obligó al ejército agresor a:

1°. Revisar la estructura de sus tropas para convertirlas en fuerzas móviles con gran capacidad de fuego y con autonomía de acción a quienes bautizó con los nombres de “Destacamento de Intervención Rápida”, “Comandos”, “Unidades de la Marcha Verde”.

2°. Cambiar de táctica evitando cualquier movimiento de tropas entre ciudades y puestos que serán blanco fácil del ELPS, limitándose las “tropas móviles” a escoltar los convoys de aprovisionamiento y logística o llevar a cabo misiones de reconocimiento y socorro.

Como ejemplo de las operaciones de esta ofensiva se puede tomar la batalla de Lebuerat en el sur marroquí, del 24 de agosto de 1979 llamada por la prensa europea “El Diem Biem Phu de la guerra del Sahara Occidental” o “Cementerio de los Tanques”. Estos combates se prolongaron por diez días consecutivos y su carácter fue de batallas de posiciones en las que el ejército marroquí fue desarticulado y sufrido perdidas humanas y materiales elevadisímas. En esta acción murieron 562 efectivos, fueron destruidos 45 tanques, 57 blindados y capturados por el ELPS 125 automóviles, 495 piezas de artillería y 105 toneladas de municiones, además de 98 prisioneros marroquíes, entre ellos oficiales y suboficiales. En esta operación fueron liberados 166 ciudadanos saharauis.

La estrategia de los muros 

 

Las batallas del Uargziz, en 1980 de más de 10 días de duración y las de Ras-el-Janfra, a principios de 1981, supusieron no solamente la desarticulación del ejército clásico marroquí sino que fueron el fracaso de su nueva táctica arriba citada de las ” “Unidades Moviles” (“Uhud”, “Zelaga”, “Badr”, etc. ..) con la con- siguiente reducción de la presencia militar de la ocupación. Asimismo, el cerco impuesto varios meses por los combatientes sahrauis a la base militar más importante del sur marroquí en Zak, obligaron al Estado Mayor del Rey a adoptar otra nueva estrategia.

Con el objetivo de mantener bajo su ocupación la región Noroeste de la RASD donde se ubican las minas de fosfatos, Marruecos llevó a cabo la edificación de un muro defensivo (terraplén de arena rodeado de alambradas, campos minados y con regimientos acantonados en cada decena de kilómetros de la línea) con bases avanzadas (Guelta Zemmur y Bir Enzaran, principalmente) y una poderosa cobertura aérea (aviones “Mirage F-1 “, Cazas “F-5” y “F5E”, Aviones “C-130”, Helicópteros. ..).

 

Un elemento esencial y nuevo (teniendo en cuenta no su presencia, que data de antes, sino su masividad) es la intervención militar directa de EE.UU. bajo la administración republicana de Ronald Reagan aliado del agresor marroquí que se manifestará a través del envío de expertos al terreno de combate, en el desproporcionado suministro del más moderno armamento (aviones, radares y medios sofisticados de detección, bombas de fragmentación CBU , tanques, helicópteros, misiles tele y filodirigidos. ..).

 

La puesta en ejecución de esta estrategia fue acompañada de una aparatosa campaña propagandística dirigida a elevar la destrozada moral de los soldados marroquíes ya hacer creer a los mecenas y financiadores de la aventura sahariana de Hassan II que Marruecos puede, por lo menos, mantener en su poder el objetivo principal de su agresión: Las minas de Fosfatos de Bucraá.

Sin embargo, una vez más el ELPS demostró su extraordinaria capacidad de adaptación a los desafíos coloniales y dio la respuesta contundente en octubre de 1981 al infligir al enemigo la derrota decisiva de Guelta Zemmur donde un regimiento de 2.400 efectivos junto con, sus arsenales capturados y liberada la ciudad. Unos días después, las tropas marroquíes son obligadas a abandonar también el puesto de Bir Enzaran con lo que “El Muro del Triángulo Útil” quedaba a la merced de los combatientes saharauis.

 

 

El muro se derrumba 

 

Tras la batalla de Guelta, el ELPS controla ya el 90% del territorio nacional de la RASD mientras que las tropas invasoras marroquíes cerca de 120.000 efectivos desmoralizados, se atrincheraban en su muro alrededor de las Minas de Bucraá, el Aaiún y Smara, en un estado de tensión permanente.

Con la voluntad de que prevalezca la solución política negociada a la militar, el Gobierno Saharaui decidió disminuir las acciones bélicas para abrir ante el régimen marroquí la vía de la solución conforme a la legalidad internacional para poner fin a la guerra que hunde a la monarquía en la más sombría miseria y en la crisis socio-política. Ya la comunidad internacional, en particular la OUA y la ONU, llamaron a las dos partes en conflicto -saharaui y marroquí -a poner fin a las hostilidades e iniciar negociaciones directas. Rabat, sin embargo, aprovechó este gesto de buena voluntad para reforzar militarmente sus posiciones de ocupación en el territorio saharaui.

 

La negativa marroquí a cumplir el plan de paz de la comunidad internacional formulado en la resolución adoptada por consenso en la X IX Cumbre de la OUA y la XXXVIII Asamblea General de le ONU, demostró que el régimen monárquico, alentado por el desmesurado apoyo militar Norteamericano, opta resueltamente por la continuación de la guerra.

 

En el verano de 1983 el ELPS lanza una ofensiva contra los ocupantes en Lemseyed, (frontera saharaui-marroquí) primero, Smara y Bucraá seguidamente. El ataque a Lemseyed se prolongó durante un mes, al mismo tiempo que las concentraciones marroquíes en la zona de Smara y Bu-craá son objeto de ataques demoledores. A raíz de estas operaciones quedan abiertas numerosas brechas en los puntos neurálgicos del muro viéndose las fuerzas marroquíes obligadas a replegarse decenas de kilómetros adentro. Un millar de efectivos agresores pereció en Lemseyed y otro número similar en Bu-craá y Smara y una gran cantidad de medios materiales (baterías de 155 mm. y estaciones electrónicas de observación) fue destruida por el ELPS en esta ofensiva que demostró la vulnerabilidad de la estrategia de la ocupación y dio al traste con los objetivos coloniales del “Triángulo Útil”.

 

 

La escalada para la internacionalización 

 

La falta de voluntad pacífica a ultranza del régimen marroquí se va ilustrar por una peligrosa escalada militar del conflicto. El desastre sufrido por las tropas marroquíes en el llamado “Triángulo Útil” junto a la grave crisis interna ( económica y política) marroquí y el aislamiento diplomático africano e internacional de las tesis expansionistas de Rabat, obligaron al Rey a llevar a cabo una nueva fase de la guerra del tropas del Rey son atacadas en la región de- Oajla, Aargub y en el Uargziz (sur marroquí).

 

 

La respuesta del ELPS, que conoce un desarrollo cualitativo y cuantitativo interno continuo con la graduación de nuevas promociones de cuadros y oficiales adiestrados en diversas especialidades militares es el mantenimiento de una incesante guerra de desgaste (bombardeos de artillería, hostigamientos, emboscadas, incursiones en la retaguardia. ..) a lo largo de las líneas enemigas (de Dajla, en las costas sureñas de la RASD, hasta las montañas de Uargziz, en el sur de Marruecos) con un promedio de tres acciones diarias quebrantando la moral de los soldados del rey y desangrando humana y económicamente a la agresión.

 

La ofensiva “Gran Maghreb” 

 

La respuesta negativa a la paz propuesta por la Comunidad Internacional la respalda el rey con la fortificación de su situación militar expandiendo nutridas tropas y armamento moderno (radares, aviación, misiles, tanques, blindados. ..) por una parte del territorio saharaui encerrándola detrás de un nuevo “muro” y logrando desequilibrar en su favor la balanza militar en cierta medida.

El 13 de octubre de 1984, el Ejército Saharaui lanza un ataque contra las defensas marroquíes en la región de Zmul Niran, en el Noroeste del territorio y eslabón fuerte del “muro”, con el que atraviesa las líneas enemigas, destruya sus principales bases de apoyo y se adentra seis kilómetros más allá del hasta entonces poderoso dispositivo de la ocupación , ocupándolo durante tres días consecutivos y obligando a las fuerzas a abandonar en la desbandada y la derrota sus posiciones.

 

De esta manera, el ELPS pone fin al mito de la estrategia de los “muros” e inaugura una ofensiva bautizada “Gran Maghreb” como una advertencia de que la paz y la concordia en esta región de África y del mundo Árabe no puede realizarse sin la liberación definitiva de la tierra saharaui.

 

En 1991 llega un acuerdo de alto al fuego entre el Frente Polisario y el Reino de Marruecos auspiciado por las Naciones Unidas . Creando la MINURSO ( Misión para el Referéndum del Sahara Occidental) dicho referéndum, que a día de hoy no se celebró, tras el bloqueo constante del Reino de Marruecos con beneplácito de la Comunidad Internacional.

 

Comparte, ayúdanos a difundir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPrint this pageEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies