2º Comunicado de SOGAPS desde Rabat (Juicio Gdeim Izik)

Los observadores internacionales de SOGAPS en Rabat, Henrique Porto y Emilio, envían un segundo comunicado relatando lo vivido en el juicio a los presos políticos de Gdeim Izik en la sesión de ayer, martes 9 de Mayo.

Representación de SOGAPS en Rabat (Marruecos)

En la mañana de ayer 9 de Mayo, el juicio continuó con una mañana totalmente trabada en intensos debates sobre el procedimiento: la parte social, letrados marroquíes pretendían con la fiscalía y el tribunal que los torturadores que elaboraron los informes y actas compadezcan como testigos o víctimas.la defensa de los presos no acepta y pasamos una mañana de debates casi hasta las dos de la tarde.

Cuando aparece el primer policía en la sala se produce como un amotinamiento de presos y familias llamando torturador y asesino al compareciente. El presidente no se atreve á retirar á los presos por más que amenace con hacerlo. Se nota que estamos en un proceso político. Pero quieren aparentar flexibles y justos. Lo anuncian a menudo.

Tras varias suspensiones deciden dejar al testigo para otra sesión a determinar. Continua el juicio a las trece cuarenta y pasan otros policías a declarar. Cuando la defensa pregunta es constantemente interrumpida por el fiscal los abogados marroquíes y la propia presidencia no dejando argumentar las preguntas.

Los testimonios se manifiestan ridículos y dan risa hasta el punto que el presidente amenazarles de expulsión a algunos observadores por la risa. Hay una identificación de agresión con el todo-terreno por atropello sobre Mohamed Bani que es ridícula, después de siete años dice el agente: “se parecía a el quién me atropelló, bueno creo que era muy parecido, bueno sí, sí es él…” daría hilaridad el testimonio sino fuera trágica la consecuencia.

A las cuatro se suspende una hora la sesión para almorzar y a las cuatro continua con otros testigos policías que pasan por víctimas con muchas opiniones contradictorias e inverosímiles. A las ocho se suspende el juicio para mañana.

Hemos asistido a otra nueva sesión de paripé de juicio digno de un reino bananero pero en una sociedad del siglo XXI. Recuerda una película de Monty Python, mismo el presidente se parece a unos de sus actores.

Al final una señora de las familias saharauis tiene un desfallecimiento y se traslada en camilla para ser atendida. Esperemos que se haya recuperado. Una vez más la entereza y el coraje de los presos puede hacer sentir orgulloso a su pueblo.

Entre los abogados/ as observadores una opinión unánime este juicio destroza cualquier asomo o intento de parecer un proceso de justicia.

Comparte, ayúdanos a difundir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPrint this pageEmail this to someone

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies